Páginas

14 jul. 2011

He vuelto.


Tras un mes parado, he decidido volver por varias razones, entre las cuales se encuentra la insistencia de mi novia, que la gente me llame vago y mi odio creciente hacia el mundo, entre otras. 

Seré muy breve explicando los cambios del blog. Adiós a todo, hasta a mi característico color negro de fondo, y nada de secciones de anime, manga, música… no no no no, ¿para qué? No soy un periodista ni un escritor ni nada, tan sólo un tipejo malhumorado. Y de eso va a tratar el blog, de chinchar, de hablar mal, de rajar, vamos, en resumidas cuentas, de críticas. El diseño aún está en proceso así que a joderse. Dicho esto, comencemos con el tema de hoy:



La falsa orientación sexualidad. La bisexualidad es la moda.

No sé si mi título os sugiere algo, o si estáis de acuerdo conmigo o no sabéis de qué hablo. Desde hace tiempo el número de personas “bisexuales” y “homosexuales” ha crecido. Lo pongo entre comillas porque no es que sea algo malo, cada uno es libre de gustarle lo que quiera, faltaría más, pero, ¿no os parece sospechosa la cantidad de bis y homos que están apareciendo? Muchos me diréis que eso es porque en el mundo actual hay menos prejuicios que antes y la gente puede “salir del armario” más libremente. Yo, no me lo creo. Es cierto que el mundo es más tolerante que hace años pero hoy en día si no eres bisexual o algo similar parece que eres un anticuado. Tengo cantidad de amigos y amigas que lo son, pero jamás en la vida les he visto comerse la boca con alguien de su propio género y si en algún hipotético caso han salido con alguno de sus semejantes sexuales, no llegaron a besarse. Y sé que todos, o por lo menos la gran mayoría sabéis de que os hablo. No me voy a poner ahora a decir nombres a diestro y siniestro pero los que me conozcan pueden que sepan de quienes hablo. Así que bueno… esta es mi crítica de hoy, no finjáis ser lo que no sois, no intentáis llamar la atención y mucho menos dar pena. Si queréis llamar la atención, por favor, que sea con algo que hagáis bien como tocar algún instrumento, pintar o yo que sé, lo que sea. Nada más por hoy, espero que os guste mi ácida vuelta al mundo de los blogs.


- Trivi -


PD: Irónicamente, los virtuosos que conozco en algo, y homosexuales de verdad, son los que menos quieren destacar.