Páginas

4 may. 2011

Salón Manga 2011.


Viaje al Salón Manga de Jerez 2011.



Viernes 29. Un día para la gran fecha.

El día antes de partir, habíamos quedado casi todos los miembros del grupo para comprar aprovisionamiento para el viaje, como bebidas, galletas, chicles, cosas de ese tipo. Quedamos a las 18:30 en El Corte Inglés, aunque también vinieron personas mágicas como María Robert, mi hija Reen y Mai. Eran ya y 35 y faltaban por venir Polly y Alfonso. Al llegar Polly se escuchó una multitud de voces femeninas y agudas gritando algo que mis oídos no quiere recordar. Señores y señores, mis queridos lectores, no os trauméis, pero eran un grupo de Belivers o como cojones se escriba. Enorme, sí, en Badajoz, gritando y paseando, haciendo apología de ella él. Deberían de prohibirlo. Encima llevaban pancartas, no digo más. Aunque lo peor de todo fue localizar a Teresiita Fresiita (personaje de la cual ya he hablado algo en anteriores entrega del blog) entre la multitud, con una cara de felicidad suprema. Por Dios, ¿qué pensarán los padres de esas trastornadas? En fin, ¡Qué mundo! Finalmente apareció Alfonso tras un retraso considerable, pero claro, es Alfonso, no podemos decirle nada. Una vez llegados al Eroski, comenzaron ya las cosas dignas de nombrar y recordar para la eternidad. Entramos si no recuerdo mal todos menos Reen, Mai, María y Polly. Alfonso dijo al poco de entrar: “Yo ya sé lo que quiero” y desapareció por un pasillo para volver a los pocos segundos con una lata de comida de gato en la mano. Bueno… llegamos a las galletas y tardamos como 15 minutos en elegir cual compraríamos. La escena era bastante curiosa. Estábamos mirando el valor nutricional de cada galleta, los pesos en gramos de cada una para calcular cual era más barata dependiendo de la relación peso/cantidad/precio. Al final me decanté por unas Chips Ahoi (o como se escriban), aunque mi primo me dijo que sus oreos bañadas eran mejor porque pesaban algo más, aunque venían muchas menos. Luego vimos un paquete de galletas enorme que era el mejor adecuado a la función peso/cantidad/precio, pero no nos gustaban. Alfonso se decantó por un gran paquete de galletas de chocolate, modelos estándar de galleteas Príncipe. De esta compra se derivará la famosa frase de: “¿Queréis galletas de mi gran paquete?” Ya lo veremos más adelante. Lo dicho, tras comprar las galletas, fuimos a buscar los batidos. Fue una dura decisión sobre el sabor, pero me decanté por la vainilla. Además los botes eran de Bob Esponja. Santi también compró helados para comerlos en ese momento, mientras me lo decía me percaté que Alfonso se había perdido. Cada vez adoraba más a este tío, en serio. Finalmente lo encontramos y salimos de ese mundo paralelo llamado Eroski, no sin antes encontrarme con la madre de Lau y María, y comprar chicles. Ahora pensaréis que aquí termina el día antes del viaje, ¿no? ¡Pues no! Nada más salir, una mendiga se nos acercó y dijo algo como: “Dadme algo de dinero para mis cuatro hijos, que vosotros estáis comprando dulces” a lo que Roberto respondió, bueno, actuó de la siguiente manera: Le enseñó el ticket de la compra. Os preguntaréis porque hizo semejante crueldad. Según él, fue porque la mujer señaló el ticket (o eso pensaba) y se lo mostró. La verdad es que viniendo de él me lo creo, pero dios, fue un Epic Fail. Tras esta compra y unos minutos por San Francisco, Santi, Roberto, Alfonso e Isma decidieron irse a casa de Santi, y yo me fui a mi casa con Elena, Reen, Mai y Polly. No contaré lo que pasó ya que no tiene que ver con el viaje, pero fue legendario ver a Mai ahogándose y echando agua en mi cocina. Después de toda la tarde, Isma vino a mi casa para quedarse a dormir, ya que como vive “lejillos” de la estación pues… el caso, que esa noche dormí únicamente una hora, entre que teníamos que preparar algunas cosas y demás no tuve mucho tiempo para dormir. Ya no quedaba nada para partir.


El Día D, es decir, Sábado 30.

No sé si podré escribir todo lo que ocurrió, ni siquiera la mitad. Fue tan… no sé qué palabra usar, legendario diría yo. A las 6:30 llegué a la estación junto con Isma. Ya nos estaban esperando Santi, Roberto, Álvaro, Saku y Lau. Llegamos y pasaba el tiempo y no llegaba nadie más. Hacíamos apuesta si sobre Oswaldo llegaría en bici, Alfonso llegaría a las 7, si Polly se habría quedado dormido o Dani ni se acordaba del viaje. Y de Elena ya me la imaginaba dormida en su casa. Pero no no, no acertamos ninguna (gracias a Dios) y a las 6:45 ya estábamos los 12 embarcados a bordo del autobús. Mencionar que cada 10 minutos le preguntaba a Lau si estaba nerviosa. Por fin se puso en marcha el autobús. Los 12 ocupábamos toda la parte trasera. No recuerdo exactamente de la colocación de todos, o sí, pero no creo que sea relevante. A la media hora o algo más sucedió algo que no sé si debería contar, tan sólo la mencionaré sin dar muchos detalles. Alguien que estaba detrás de mí me dijo: “¿Lo habéis notado?” “¿El qué?” Oh Dios mío… aún lo recuerdo, fue algo horrible, pero es que te descojonabas a la vez. Una vez paramos en Zafra y el ambiente estaba “menos cargado”, la persona secreta bajó a ya suponéis a qué. Cuando subió, le aplaudimos con la marcha imperial de fondo. Tan sólo mencionar frases míticas como: “Se me ha escapado un poco” “Gracias gracias, ha sido el peor momento de mi vida” o “¡Choca!” “No creo que sea buena idea que choques conmigo ahora…”. Dejando de lado ese tema, el resto del viaje sucedió de modo “normal”, digo normal porque bueno, siendo nosotros 12 no era nada normal. Alfonso nos hizo trucos de magia (pedazo de mago que es, que mira la carta y luego te la adivina), Dani hablaba de cosas raras e Isma se mareaba y casi pota. Y… no sé, muchas cosas extrañas. Al llegar a Sevilla y salir del autobús, nos fuimos a cerrar los billetes. Para el domingo a las 19:00, vale, no parecía mala hora, era el último que salía. Salimos de Plaza de Armas, hicimos grupos y fuimos en taxi a Renfe. Reseñar otra frase: “Este viaje me está costando caro, ya van unos pantalones y unos calzoncillos”. Al llegar a Renfe y comprar los billetes, Álvaro se dio cuenta que no tenía el móvil encima. Tuvo que llamar al teléfono (tiene el openning de Lucky Star como tono) varias veces hasta que el taxista lo cogió. Le dijo que se lo llevaba pero tendría que cobrarle la carrera. El caso, Álvaro salió y perdió 10€ y le llovió encima. Sin comentarios.
Una vez en el andén, vimos a Holanda, bueno, Países Bajos según él, para hacer quedar mal a a Lau. Hubo un montón de cambios de coche y fue algo agobiante, pero finalmente terminamos en un coche ocupado por nosotros y algunos más que iban al salón, de hecho ya iban cospleados. Una pobre muchacha iba de Luck (el ayudante del profesor Leyton), la cual fue acosada por Lau: “¡Pero qué mona es!   ¡Mírala!   Oh… me da vergüenza hacerme una foto con ella…   ¡Pero mírala!¡Cómo se esconde de mí! *-* “ . Aunque esto no fue lo más épico del tren, no no no, lo mejor fue cuando un desconocido cogió la carta que se estaban pasando Alfonso y Santi desde hacía rato y la leyó en voz alta. Tan sólo mencionaré frases como: “… como el sol negro nevado que alumbra” “ – Muérete – Te responderé con toda mi madurez y educación posible […]aunque tú tengas 22 o 23 años yo ya tengo 1674237 años y me he reencarnado unas 137 veces, la mayoría de ellas en un pícaro en el mundo de Azeroth […] – Confirmado, padeces retraso mental. – Sí, ya sé que tengo poderes de retraso mental […]” a lo que el tío que lo leía dijo: “Yo me consideraba friki, pero ustedes… me han demostrado que no lo soy”. El caso, que una vez llegados a Jerez (tras hacerse Lau una foto con su acosada) pusimos rumbo al Hotel el Ancla, en el Mamelón (famoso lugar al que nunca había ido). Nos volvimos a embarcar en los taxis y llegamos sin muchos contratiempos (vimos 6 tíos en bici escoltados por varias motos y coches de policía) al hotel. Una vez allí, yo, como el Héroe de la expedición que era, arreglé el papeleo, vamos, que sin factura, todo en negro y no preguntaron por los menores. Me gusta ese hotel, pienso volver al año que viene. Total, que subimos y nos instalamos. Nada más subir y a la derecha, Polly con Dani. Siguiendo el pasillo y girando a la izquierda, un pasillo con a la derecha el cuarto de Saku y Lau y al fondo el de Roberto, Isma y Gor. Siguiendo el pasillo inicial, al fondo a la izquierda el cuarto de Oswaldo, Santi y Alfonso, y fondo derecha Elena y mío. No voy a hablar de los cuartos, estaban bien, tenían una ducha super extraña, (bueno, estaban bien para ser un hotel de dos estrellas) aunque el cuarto de Rober y compañía parecía un zulo maltrecho. Tras echar el equipaje, relajarnos un poco, arreglarnos y vestirnos salimos rumbo al Salón. No sin antes Saku derribar una maceta y pisarla. La escena era bastante peculiar. Oswaldo de Tobi, Polly de… ¡Polly! Y yo de Neko extraño junto con Chaku, a la cual le tocaron el rabo desde un coche, sí. No sabíamos llegar muy bien, pero nos perdimos, Además que estuvimos siguiendo a lo lejos a gente conspleada, como las enfermeras ensangrentadas. Durante el trayecto comimos los sándwiches que traíamos de casa, aunque bueno, Alfonso se lo preparó sobre un banco a mitad de camino… Al llegar a la puerta del Ifeca, Ran salió con Shito y nuestras preciadas 12 entradas. Como otro año más, gracias a mis contactos éramos V.I.P., aunque no tanto como el año pasado. Colar a 12 no es igual que con 3. Una vez dentro del recinto, a eso de las 14:00 horas, dimos la orden de dispersión durante un tiempo. No me quiero detener mucho en contar lo que es salón en sí, aunque lo mencionaré por encima. Había una zona de actividades, otra de tiendas, y otra de comida. Básicamente es eso, aunque tardaría mucho en detallarlo todo como se merece. Dentro del salón, y después de saludar a mis conocidos (mayormente conocidas) me lo pasé de puta madre por allí, vagando de un lugar a otro, viendo tiendas, jugando, hablando… aunque claro, como siempre me suele pasar algunos momento me pusieron de mala ostia. Pero esa ya es otra historia. Hubo un momento en el que Elena pedía abrazos, por lo que yo me vi obligado a llevar un cartel con: “Quiero más abrazos que mi novia”. Y bueno, pasaron muchas cosas allí dentro, en general hubo buen ambiente y me lo pasé genial. Lo que más me alegra es que los demás se lo pasasen bien, que era mi objetivo primordial. Recalcar que siempre que me cruzaba con Alfonso me decía alguna de sus legendarias frases. Ah, y pusieron la canción de Dragones y Mazmorras, y me la sabía enterita. Otro de los aspectos que más me marco a mí y a mi primo es que la zona de cartas estaba petada de Yu-gui-oh! y no había apenas Magic, fue un duro golpe. A las 20 y algo, casi 21, partimos rumbo al hotel, habiendo quedado previamente con Ran para ir a cenar por ahí. Así que nada, llegamos al hotel cargados de bolsas (bueno, los que habían comprado, yo apenas compré nada ese día) y teníamos unas horas antes de irnos a cenar. Descargamos todas las cosas, nos cambiamos de nuevo, y nada, marchando de un cuarto a otro (al principio una gran mayoría se acopló en nuestro cuarto, pero logré dispersarlos). Oswaldo de compró un juego de rol de cartas sobre zombies. En teoría íbamos a jugar por la noche. La verdad es que todos teníamos ganas, y Saku no paraba de gritar: ¡¡¡Zombies!!! Ah, hablando de Saku, su cuarto (y el de Lau) tenía una ventana enorme que daba al parque, desde la cual se comunicaban al mundo exterior a voces mientras bailaban el nya-cat de los huevos, que me tuvieron todo el viaje con la maldita musiquita. Como decía Alfonso: “Yo las controlo”. Hablando de Alfonso y de su música… estuve todo el viaje con su música del oeste metida en la cabeza, que queréis que diga, era demasiada épica. Y bueno, me gustaría contar todo lo que se compraron la gente esta, pero la verdad es que no recuerdo ni la mitad, lo que nunca olvidaré es la pedazo de figura de Arthas que se compró Isma. Le odio. Al final a eso de las 23:00 y algo me llamaron y fuimos para fuera Roberto, Santi, Alfonso, Oswaldo, Saku, Polly, Lau, Elena y yo, quedándose algunos en el hotel. Pusimos rumbo al Carrefour, donde hay varios sitios donde alimentarse. El viaje era largo, y tuve que soportar muchas ostias de Ran, pero al menos Alfonso nos explicó que en sus relaciones sexuales lleva una lupa a causa del tamaño de su miembro. Tras llegar al Carrefour, Lau tenía sueño y estaba muy cansada, por lo que se fue junta con Saku y Polly. La verdad es que no les he dicho nada, ya que se fueron cuando yo fui al baño, pero les llega a pasar algo y las mato, a ellas y a Polly. Pero bueno… ese es otro asunto, el caso es que terminé comiendo una hamburguesa y… dios, joder, Alfonso, ¿por qué no te callas? Es que no hago más que poner frases suyas, pero es que son demasiadas impactantes para no decirlas. El caso, que cogió dos patatas y dijo: “¿Qué le dice una patata a otra patata? ¡Di patata!” Y bueno… cenamos y ya eran las 1 y algo, por lo que nos fuimos al hotel sin ver a Nere, ya que no llegaba. Mami, te odio. Finalmente llegamos de nuevo al hotel, donde cada uno se fue a su habitación ya que muchos ya estaban durmiendo, son unos mierdas. Y aquí terminó el sábado, un inolvidable sábado.


Domingo.

El domingo era ya el último día, pero no por ello tendría que ser el más triste o aburrido. A eso de las 10 y poco ya estábamos todos en pie y desayunando en el cuarto de Roberto y compañía. Miraron los horarios de Renfe para ver a qué hora teníamos que salir y cuanto tiempo disponíamos. Bien, tendríamos que salir del salón a eso de las 15:30. Nos preparamos, recogimos las maletas y las dejamos abajo. Esta vez pasé de ponerme la cola y demás, no estaba de muy buen humor que digamos y necesitaba dormir, 2 horas en 2 días no era bueno para nadie. Volvimos a recorrer la caminata para llegar al salón y entramos de nuevo. En la puerta hablé con Yumi unos minutos y cuando me quise dar cuenta me habían quedado solo, en fn, panda de cabrones/as. Entré al recinto y estuve dando vueltas, saludando y mirando cosas. Esta vez me gratificó ver que había torneo de magic en lugar de yu-gui, y junto con Isma nos pusimos a vender algunas cosillas. Un par de gilipollas nos querían dar 200€ por todas las cartas. Ahora mismo, los lectores pensarán que los gilipollas somos nosotros por no aceptarlo, pero si me pusiese a vender carta a carta por internet y en tiendas, es decir, si decidiésemos vender todas las cartas sacaríamos mínimo 400€, muy posiblemente más. Pero bueno, ladrones hay en todos lados, pero esos tipos no saben que nosotros no éramos simples noobs del tema, obviamente. Después, tras pasar algunos malos ratos y otros buenos llegó la hora de la comida, es decir, tirarnos al suelo a comer bocadillos y ramen. Oswaldo insistió en intentar comer con la máscara de Tobi. Dicho todo esto, creo que no hay nada más que destacar del salón. Bueno, en verdad sí, ya lo dije antes, no me quiero extender en eso. Ah, y me compré unas réplicas a escala de las armas más famosas del Wow. Es importante que lo supieseis. Tras todo esto y la foto de grupo, , pusimos rumbo al hotel una vez más. Llegamos cansados y recogimos nuestras maletas, mientras los que llevaban el cosplay se cambiaban. Llamamos a los taxis y fuimos a Renfe. Una vez allí flipamos cuando nos enteramos de los horarios del tren. A las 17:40 salía. Llegada aproximada a Sevilla 18:50. Autobús, 19:00. Parecía imposible… no sé quien se encargó de mirar los horarios por internet, pero… en fin, no entraré en polémica. Llamamos a Leda (la compañía de autobuses) para decir que nos esperasen 5 minutos. En juego estaba el mayor Epic Fail o Epic Win de nuestras vidas. Llegó el tren, nos montamos en coches diferentes encima y se puso en marcha todo el operativo. Tengo buenos recuerdos del tren, hablando por msn prehistórico con Saku y escuchando a Santi todo el rato decir: “Eh, eh, ¿sabéis que soy un alquimista estatal?” y nos refregaba su reloj de FMA que compró. Encima súmale los nervios que llevábamos encima y las señoras diciendo: “Pero que bien se lo pasan”. Total, que llega el tren a Sevilla a las 18:53, salimos corriendo. Aún me duele el haber subido tantos escalones a toda ostia y con las maletas a cuesta. Encima Oswaldo se confundió de puerta y tiró por donde no era. A día de hoy aún creo que si hubiésemos ido por la puerta correcta nos habría dado tiempo a llegar… por esta frase ya podéis imaginar el desenlace. Mi grupo se montó en un taxi y se puso en marcha, al igual que el grupo de Isma y el grupo de Alfonso, como no sabían el nombre de la estación, tuvieron que decir: “Siga a ese taxi”. Llegamos a las 19:03 a la estación, Oswaldo se bajó y corrió a toda ostia, voló. Al final para nada, ya se había ido… 4 o 5 putos minutos que llegamos tarde, hijo de puta el conductor. Epic Fail para nosotros. Al final salimos a las 20:00 con Damas. No es que me joda salir una hora más tarde, eso me da totalmente igual, me jode el haber perdido 15 pavos tontamente. Pero bueno, ya he aprendido la lección. Y el viaje de vuelta… bueno, nos tocaron unos canis que ponían música horrible en el móvil durante casi todo el viaje y encima yo estaba sentado con Elena que se pasó casi todo el viaje mareada. Así que yo me dediqué a mirar a la nada. Y escuchar a Saku gritar: ¡¡¡Zombies!!!



Y este ha sido el esperado viaje, me he olvidado de contar muchas cosas, pero muchísimas, lo sé, me he ido acordando de otras al terminar, y tal… como el video diario de Oswaldo, el monopoly de cartas y todo eso. Cuando lo cuelgue en una página del blog ya añadiré fotos, videos y demás. 


En definitiva me gustó mucho el viaje, aunque tal vez estuve demasiado pendiente de que todo saliese bien en vez de disfrutarlo más. Pero fijaros, no miré el tren y mirad lo que pasó… y bueno, algunas que otras estupideces que habéis cometido también me preocuparon un poco, como cuando se fueron las dos estas y Polly de noche, o cuando Elena pintó con mi pintura de pelo un trozo de pared, y cosas así… al menos los doce hemos convivido muy bien, y eso que muchos ni os conocíais, este punto me ha gustado pero mucho. Y bueno, ha estado genial, espero poder repetirlo el año que viene.

- Trivi -

8 comentarios:

  1. xDDDDDDDDDDDDD El día que gor haga algo normal...

    Que envidia me das cabrón, aquí ni hay frikis, ni hay salones, ni hay gente mágica como vosotros :( xDD

    Asi me gusta, Yu-Gi al poder!!(me mató lo de que intentasen timaros xDDD la gente que tiene cartas buenas no es precisamente noob en el tema xDD de esperanzas se vive)

    Lo del bus y el tren te entiendo perfeeeeeectamente, por 5 minutos casi pierdo yo un avión xDDDDDD (como mola oir tu nombre en todo barajas xD)

    Nere nunca llega ¬¬

    Y..y...y.. D: hay demasiado que decir xDD

    Tus Choco Flakes se salvan por esta vez, me has complacído (?)

    ResponderEliminar
  2. Sólo pinté la pared porque tenía ganas de expresarme D: y no tenía ningún lienzo en aquel momento a mano D:

    ResponderEliminar
  3. Aaaaah!
    ignorante!!
    Lo que tu has llamado LUCK se llama en verdad LUKE ;A;
    Y LEYTON es LAYTON xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    y te has olvidado de pedobear y su mítico olor a veneno ;u;

    pero no pasa nada,has escrito un huevo y me lo he leído todo de milagro.Y tengo que decir que a mi tambien me encantó lo de la carta que se estaban pasando Santi y Alfonso.Y lo de Holanda y los paises bajos,todavía tengo trauma con aquello xDDD

    ResponderEliminar
  4. Hola...Señor cosa. Mi nombre es Anyone y quiero decirle a ustedes y a sus compañeros, que hay una gran filmografía en proceso y que me gustaría comprar sus actuaciones. Me remito por pagarles a cada uno de ustedes 4 trillones de euros, si si a cada uno por su gran actaucion en Niños grandes el desastre 2....dirijanse para pagrles en mano a la ciudad de Wesel wesel, C/ Falsa 123 y estaré encantadod e abornarles la cuenta hablada...

    ResponderEliminar
  5. Eh, eh, eh, eh, eh, eh... Lois, ese no es mi vaso de Batman!... digo, fui yo el qué corrió a toda hostia para llegar a ver si el capullo del conductor nos estaba esperando xDD. Oswaldo llegó unos segundos más tarde C:

    Pues sí, fue épico. Hay que repetirlo, y no solo con el de jerez (aunque es donde tienes enchufing xD).

    Me quedo con el resquicio de no haber encontrado ninguna figura de Sumeragi Kururu ;__;

    ResponderEliminar
  6. Puffff

    Lo que hay que contar, una de las cosas que mas me impacto fue cuando salimos de badajoz, cuando estabamos en el autobus llendo a sevilla, a los pocos minutos de salir. Me impacto mucho casi momite del olor nunca pense que oleria un olor asi, fue muy duro, no quiero entrar en de detalles. En esta historieta se a omitido muchos detalles comprometidos que le hubieran dado el toque especial a la historieta. Bueno mientras estaba escribiendo este comentario que mas bien parece una ampliacion a la historia, mi hermando estaba jugando al call of duty black ops modo ¡¡¡ZOMBIES!!! bueno asi termino mi comentario

    ResponderEliminar
  7. Mas corto imposible xD

    que COSA mas extensaaaaa @@ pero, buen viaje -w-

    ATT: no sabras mi nombre -w-

    ResponderEliminar