Páginas

11 abr. 2011

Lunes odioso


Otra vez vuelve a ser lunes. Un odioso y tedioso lunes.

Anoche me di cuenta de lo mucho que me gustaría visitar el desierto. Cualquiera de arena. He escuchado que el silencio que reina en ellos es impresionante. Bueno, es algo obvio, por algo se llaman desiertos, pero no sé… imaginaos estar rodeados de la más absolutamente nada, con kilómetros de silencio que se extienden hasta el horizonte. Debe ser una sensación abrumadora. Luego, puedes pararte a pensar y hablar… sí, no habrá nada que te lo impida…

Como de costumbre, vuelvo a estar escribiendo en un documento de Word. Son las 9:30 de la mañana y ya doy el día por finalizado. No me gusta que el tiempo pase rápido (y es que cada vez, los días mueren más y más rápidos entre mis brazos), pero el lunes si que no me gusta. Bueno, supongo que no tengo razón concreta para odiarlo, supongo que es por las cosas que tengo que haces los lunes. Supongo… no lo supongo, lo afirmo. Sí. 

Ayer fue un buen día. Claro, como todo buen día tuvo que tener sus cosas malas. Pero eso siempre es así. Ahora tengo medio borrado en la mano un mensaje. 

Sigo sin chocoflakes. Que vida más dura.

Ya quedan tan sólo 19 días para ir al salón manga. Es poco tiempo (relativamente). Finalmente creo que me haré un cosplay, o algo así. Tengo la intención de ir de neko o sucedáneo, pero claro, aún no tengo nada, aunque ya tengo pensado las cosas (más o menos). Tengo que ir a mirar plumeros y cosas de esas para ver si me hago una cola, y las orejas ya veré. Y creo que me voy a dejar el pelo largo (por largo quiero decir, que no me lo voy a cortar hasta que vuelva del salón) y me lo alisaré (cosa que nunca he hecho en la vida). A ver qué tal me queda (mal seguramente). 

Tengo sueño, he dormido relativamente bien, pero eso no quita que tenga sueño. 

Me acabo de acordar de una mañana que fui con Santi a desayunar churros al lado de su casa. La cafetería estaba algo llena y tras esperar nuestro turno en la barra, nos pregunta la camarera: “¿Os están atendiendo ya?” a lo que yo con mi ingenio, respondo: “Sí”. No sé porque dije eso, pero Santi me miró y me dijo: “¡Pero tú estás tonto o qué te pasa! ¡No nos están atendiendo!” fue mítico, luego, tras esperar otra vez la mujer me dijo: “¿Pero por qué me dijiste que sí? ¿Se te fue la pinza?” a lo que tuve que afirmar que sí.
Ahora quiero churros.

Y bueno, Gor se hizo un blog pero no recuerdo el link, lo tengo guardado en el otro ordenador, así que… Gor, mañana te hago publicidad, te lo prometo.

Y nada, me despido por hoy, no coincido con Dani para entrevistarlo, espero poder tenerlo para mañana.


*Suena música de despedida*


3 comentarios:

  1. Malditas anti-coincidencias xD.
    A ver si para esta tarde-noche... :B

    Ahora que lo mencionas, a mí también me gustaría estar un rato en un desierto, molaría. Sobre todo, porque puedes pegar un vozarrón :B

    No te veo de Neko, y menos aún con el pelo alisado... eso va a ser mítico xD.

    ¡Compra Chocoflakes y punto! *Y-U-NO* xD

    Hala, disfruta de tu espléndido Lunes *trollface*

    ResponderEliminar