Páginas

23 may. 2011

Diario


Escribo de nuevo. Pensaréis: “Oh, ¡qué raro, Trivi escribiendo tanto en un solo día!” Pues sí, es raro, no os voy a decir que no, pero me gustaría escribir más en profundidad sobre un tema que me llama bastante la atención:

Todos conocéis el movimiento “Indignados”, el 15-M que ha surgido en España (y se ha extendido frente a embajadas españolas, como un indignado español que se manifiesta en Siberia) y que está haciendo eco en todos los medios de comunicación del mundo. Esta vez no se trata sólo de un grupo de chalados que grita por Madrid. No señores, esta vez es todo un movimiento que se da por toda España, donde jóvenes y ancianos, estudiantes y trabajadores (o quieren serlo, de ello se quejan) se dan cita. Y como no podía ser menos, en Badajoz también. Muchos conocidos y amigos míos están durmiendo en cartones frente a la delegación del gobierno, ya llevan cuatro o cinco días y de ahí no les mueve nadie. Es cierto que posiblemente sus actos, manifiestos, teatrillos y demás cosas que hacen cada día para manifestar sus ideas, criticar el sistema o dar a mostrar su indignación no sirva de nada a la hora de la verdad, tal vez estemos condenados a este futuro de corrupción y desempleo. Pero… por algo habrá que empezar, ¿no? Como acabo de decir, quizás no sirva de nada, pero… oye, habrá que soñar, ¿no? Tan sólo piden algo normal, una democracia real, creo que no es nada malo. Es cierto que a la hora de la práctica es mucho más complicado, no todo es tan sencillo como parece, pero realmente, hacen faltas cambios, y no sólo en España, sino en todo el mundo. Parece mentira que cada pocos segundos muera un niño de hambre o de enfermedades que podríamos curar con menos de un mísero euro, y mientras tanto, ¿qué ocurre? Pues que ministros tienen pagas vitalicias, hay corrupción por todos lados, y no quiero hablar del fútbol. Lo respeto, hasta me gusta verlo de vez en cuando, pero… OMG, ¿es qué hemos perdido el juicio? ¿Dónde queda la Ilustración? Necesitamos una nueva. ¿Millones de euros por darle patadas a un balón? Que me tiren los perros encima, pero sabéis que llevo razón. Es patético. El opio es la droga para el pueblo, claro, antes así era, ahora es el fútbol. Dejando de lado el fútbol, que me desvío de mi tema principal, como me suele pasar…
Me parece genial este movimiento ciudadano, espero que dure mucho más. Me he comprometido a ayudarles, con lo poco que sea. No quiero ser de esos que hablan pero no hacen nada. Tal vez no llegue a dormir en la calle, pero quedarme un puñetero día pinchado allí delante sí, para que sepan que hay muchos más indignados de los que están ahí. O llevarle vasos como he hecho hoy.

Para que sepan que queremos un futuro mejor, para que lo sepan. Y para que el futuro cambie.



Esta entrada va dedicada a todos esos que están durmiendo en cartones y cantando gritos de justicia por todo el mundo. Y para los otros muchos que duermen todos los días en cartones, no por protesta, sino por vivir en la más mísera miseria. 

Y sin nada más me despido. 


Por unos momentos, hasta me he puesto serio y el blog ha parecido serio, que cosas, ¿verdad?~ 

1 comentario: